Nueva York

Acusan a policía estatal de NY de homicidio involuntario por tiroteo mortal en Buffalo en 2022

Judge-gavel-generic
Getty Images

NUEVA YORK -- Un policía del estado de Nueva York fue acusado de homicidio involuntario el lunes por matar a tiros a un conductor desarmado después de que se negó a salir de su carro luego de una persecución a alta velocidad.

El policía Anthony Nigro se declaró inocente de homicidio involuntario en primer y segundo grado en una lectura de cargos en Buffalo, donde ocurrió el asesinato el año pasado, y fue puesto en libertad sin derecho a fianza. Los cargos por la muerte de James Huber, de 38 años, son un raro ejemplo de un caso penal presentado contra un oficial por parte del fiscal general de Nueva York, quien tiene la autoridad para investigar el uso letal de la fuerza por parte de las fuerzas del orden.

El presidente del sindicato que representa a Nigro lo defendió diciendo que el asesinato estaba justificado.

El video de la cámara del cuerpo del policía capturó el encuentro mortal el 12 de febrero de 2022.

Los policías vieron por primera vez a Huber, un residente de North East, Pensilvania, acelerando en la carretera interestatal 90 cerca de Buffalo y lo persiguieron a velocidades que superaron las 100 mph (161 kph).

Los oficiales que lo perseguían interrumpieron la persecución después de que el vehículo de Huber salió de la carretera, pero Nigro alcanzó a Huber en una calle del centro de Buffalo y bloqueó su camino con su patrulla.

Las imágenes de la cámara corporal publicadas por la oficina del fiscal general del estado muestran a Nigro, un veterano de casi 16 años de la policía estatal, sosteniendo su arma frente a él mientras se acerca al automóvil. Le ordena a Huber que salga, maldiciéndolo. Huber se aparta del policía y dice: "Vete", y luego "nunca" y "no", mientras el policía continúa gritándole que salga del auto, su arma está a solo unos centímetros de la cabeza del automovilista.

Huber pone su mano en la palanca de cambios del auto, como para ponerlo en marcha. El policía tira de la capucha de la sudadera de Huber, luego dispara dos tiros y cae al suelo mientras el auto se tambalea hacia atrás, arrastrándolo brevemente.

El automóvil se movió en reversa fuera del alcance de la cámara, se estrelló y aterrizó de costado en una rampa de estacionamiento.

Las imágenes de la cámara corporal muestran a Nigro corriendo hacia el auto. Él dice por radio: “El conductor ha sido golpeado. Estoy bien".

Huber murió de heridas de bala en el lugar de los hechos. Su muerte fue investigada por la fiscal general Letitia James, una demócrata, cuya oficina presentó los cargos.

El presidente de la Asociación Benevolente de la Policía de la Policía del Estado de Nueva York, Charles Murphy, dijo en un comunicado que Nigro no debería haber enfrentado cargos penales. Dijo que la conducción peligrosa de Huber “amenazaba la seguridad de los automovilistas inocentes”.

“Nuestra comprensión y revisión de los hechos en este caso confirman que, si bien el resultado fue trágico, las acciones del agente Nigro estuvieron de acuerdo con su entrenamiento y la ley, y que su uso de la fuerza estaba justificado”, dijo Murphy.

La policía estatal dijo en un comunicado que el departamento ha cooperado con la investigación del fiscal general y continuará haciéndolo.

Cary Arnold, una mujer de Pensilvania que tiene una hija con Huber, le dijo a Buffalo News que Huber podría haberse dirigido a una manifestación en apoyo de los camioneros canadienses que protestaban por los mandatos de vacunación contra el COVID-19 en el momento del tiroteo.

Contáctanos