ROMPE EL SILENCIO

Abuso doméstico en la vejez, ¿qué es y cómo detectar las señales de alerta?

Las dinámicas de poder y control, similares a las observadas en casos de violencia doméstica y agresión sexual que involucran a víctimas más jóvenes, a menudo están presentes en el abuso de ancianos.

Nurse with an elderly patient

Los adultos mayores también sufren violencia doméstica que puede derivar en el abuso intencional, la negligencia o la explotación financiera perpetrado por un cónyuge, familiar o cuidador, como lo explica la guía del estado de Nueva York. 

El abuso de ancianos es un término amplio que se aplica a la violencia, la negligencia y la explotación de un individuo mayor en una relación de confianza con el agresor. En muchas jurisdicciones, el abuso de personas mayores también puede incluir el descuido personal. 

Las dinámicas de poder y control, similares a las observadas en casos de violencia doméstica y agresión sexual que involucran a víctimas más jóvenes, a menudo están presentes en el abuso de ancianos; por lo tanto, las víctimas mayores pueden beneficiarse de los servicios proporcionados por los programas de violencia doméstica y sexual.

DINÁMICA DEL ABUSO EN LA VEJEZ

Para formular una respuesta adecuada a los casos de abuso en la edad adulta, es fundamental comprender la dinámica presente. Los perpetradores a menudo se esforzarán por ejercer su poder y control sobre las víctimas para poder coaccionar o manipular algún beneficio para ellos mismos, como dinero, un lugar para quedarse, acceso a medicamentos recetados o gratificación sexual . Estos abusadores a menudo se sienten autorizados a hacer todo lo necesario para obtener lo que quieren. Pueden explotar financieramente a un adulto mayor, sintiéndose con derecho a tomar un cheque del Seguro Social o vaciar una cuenta bancaria. Para mantener el poder y el control, estos abusadores suelen utilizar varias tácticas coercitivas, incluido el abuso físico, psicológico y el aislamiento. Los abusadores pueden intimidar a sus víctimas y evitar que denuncien la explotación o el abuso por temor a represalias. También pueden mentir y manipular a familiares, amigos y profesionales para ocultar o justificar su comportamiento. 

Además de los casos de abuso en la edad adulta, los adultos mayores pueden resultar perjudicados incluso si no existen dinámicas de poder y control. Los defensores de las víctimas de violencia doméstica y sexual también pueden tener un papel que desempeñar en estas situaciones. Por ejemplo, a veces un adulto mayor se ve perjudicado por un cuidador que brinda una atención inadecuada. En otros casos, un adulto mayor es perjudicado por una persona con una condición médica orgánica o de salud mental que no puede controlar su comportamiento. En estas situaciones, a menudo el individuo mayor experimenta miedo y trauma. Muchos de estos adultos mayores que han sido perjudicados pueden beneficiarse de los remedios que ofrecen los programas de violencia doméstica o sexual, como planificación de seguridad, vivienda de emergencia o defensa legal.

Pueden estar presentes factores adicionales, lo que complica aún más el abuso. Si el abusador es un hijo adulto, es posible que las víctimas quieran proteger a su hijo en lugar de centrarse en su propia seguridad personal. Las víctimas mayores pueden sentir vergüenza y culpa porque su hijo las maltrata. Algunas víctimas tienen limitaciones físicas o cognitivas a las que los abusadores pueden atacar para manipularlas rompiendo dispositivos de asistencia, negándoles atención médica o medidas de confort y amenazando con colocarlas en un hogar de ancianos.

FORMAS DE ABUSO 

El abuso en la vida posterior incluye abuso físico, psicológico y sexual, negligencia y explotación financiera. También se pueden incluir el acoso y el acecho. 

RELACIÓN ENTRE VÍCTIMA Y ABUSADOR

Las víctimas mayores pueden ser abusadas por parejas íntimas, hijos adultos, nietos u otros miembros de la familia, cuidadores o personas en posiciones de autoridad. La sociedad espera que estas relaciones se basen en la confianza y el cuidado. En la mayoría de los casos de abuso, el perpetrador es el miembro de la familia o la pareja íntima de la víctima. La violencia de pareja íntima puede haber estado presente durante toda la relación o puede surgir más adelante en la vida a medida que la pareja envejece. El abuso puede ocurrir en relaciones heterosexuales, lesbianas o gays.

GÉNERO DE LA VÍCTIMA

Las mujeres, los hombres y aquellos que no se identifican con una identidad de género específica pueden ser víctimas de abuso en el futuro. Pero la mayoría de las víctimas mayores de violencia de pareja y abuso sexual en la vejez son mujeres. 

EDAD DE LA VÍCTIMA

Al definir el abuso de personas mayores, la mayoría de los estados utilizan un umbral de edad mínima que varía de 50 a 70 años. El término abuso en la vejez se aplica a las víctimas que tienen 50 años o más por las siguientes razones:

  • A los 50 años hay una disminución significativa en el número de víctimas que acceden a los servicios de los programas de violencia doméstica y agresión sexual. Esto se debe en parte a que muchos servicios para víctimas de agresión doméstica y sexual se centran en satisfacer las necesidades de las mujeres más jóvenes y sus hijos. La mayoría de los programas de violencia doméstica y sexual no tienen una programación diseñada para satisfacer las necesidades únicas de las víctimas de abuso en el futuro, como la planificación financiera para personas que aún no califican para el Seguro Social o grupos de apoyo exclusivamente para mujeres mayores.
  • Las víctimas que tienen 50 años o más pueden necesitar asistencia económica para obtener una vivienda segura y vivir de forma independiente si deciden dejar a su abusador. Sin embargo, las víctimas que tienen entre 50 y 62 años pueden no cumplir los criterios para recibir asistencia financiera del programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas porque es posible que no sean padres de niños menores de 18 años o son demasiado jóvenes. Existen pocas opciones para ayudar a las víctimas en este grupo de edad que desean independizarse de su abusador pero no tienen los recursos financieros para hacerlo.

DONDE OCURRE EL ABUSO

El abuso en la edad adulta puede tener lugar en cualquier entorno (por ejemplo, una casa, un apartamento, un centro de atención médica residencial, un consultorio médico, una institución religiosa o un lugar público, como en el trabajo o en un juzgado). La mayoría de las veces ocurre donde reside la víctima.

RESPONDER AL ABUSO 

Al comprender la dinámica única del abuso en la edad adulta, los defensores de las víctimas de violencia doméstica y sexual pueden marcar la diferencia. Muchas víctimas mayores de abuso se benefician de los remedios que ofrecen los programas de violencia doméstica o sexual, como planificación de seguridad, asesoramiento individual o grupal, vivienda de emergencia y defensa médica o legal. El sistema de justicia penal puede desempeñar un papel beneficioso al hacer que el delincuente rinda cuentas. Dada la complejidad de estos casos, la colaboración con la red de servicios para personas mayores, los servicios de protección para adultos, los proveedores de atención médica y otros suele ser esencial.

ROMPE EL SILENCIO

Si eres un adulto mayor que ha sido abusado, no tienes que sufrir en silencio. Un estudio del Departamento para las Personas Mayores (DFTA) y otras organizaciones encontró que 76 de cada 1,000 residentes mayores del estado de Nueva York fueron víctimas de abuso durante un período de un año. 

DFTA cuenta con un programa basado en la comunidad en cada condado para brindar a las víctimas de abuso de ancianos una intervención en crisis y planificación de seguridad. Los programas también ayudan a las víctimas a recopilar pruebas, trabajar con las autoridades y buscar compensación a través de la Oficina de Servicios para Víctimas del Estado de Nueva York.

Un tercio de las víctimas de abuso de ancianos sufren depresión, ansiedad o trauma, lo que les dificulta tomar medidas para abordar el abuso. El programa PROTECT brinda a las víctimas tratamiento de salud mental a través de una asociación con el Instituto Weill Cornell de Psiquiatría Geriátrica.

Las agencias de abuso de ancianos basadas en la comunidad conectan a las víctimas con los médicos, quienes brindan tratamiento de salud mental basado en la evidencia en un lugar de reunión seguro en la comunidad o en un hogar.

PROTECT es una iniciativa lanzada con DFTA a través del Grupo de Trabajo sobre Violencia Doméstica de la Ciudad de Nueva York, codirigido por la Oficina del Alcalde para Poner Fin a la Violencia Doméstica y de Género y la Oficina de Justicia Criminal del Alcalde.

Además, el Centro de Recursos para Víctimas de Crímenes de Ancianos del DFTA ayuda a las víctimas mayores de delitos cometidos por extraños. Los delitos pueden ser financieros, físicos, emocionales e incluyen negligencia, los mismos delitos que se cometen en los casos de abuso de personas mayores.

Los perpetradores que no conocen a sus víctimas a menudo los buscan por dinero a través del IRS, inversiones, mejoras en el hogar, caridad y otros tipos de estafas.

Nunca dé información personal a personas desconocidas. En caso de duda, cuelgue y llame a la oficina oficial. Proteja siempre su cuenta bancaria, su número de seguro social y la información de Medicare y Medicaid.

Si es una víctima, llame al 311 para conectarse a los servicios.

Contáctanos