crueldad animal

A prisión mujer que admitió haber matado a un perrito por temor a las “costosas facturas” del veterinario

Como parte de un acuerdo de culpabilidad, los fiscales recomiendan que Fea sirva 180 días de cárcel seguidos de cinco años de libertad condicional. También se le pedirá que haga 100 días de servicio comunitario y no se le permitirá volver a adoptar un perro ni cualquier otra mascota.

Una mujer de Nueva Jersey admitió haber ahogado a un cachorro de 10 semanas por preocupaciones de que el perrito recién adoptado necesitara atención veterinaria costosa, dijeron los fiscales.

Tonya Fea, de 49 años y residente del municipio de Jefferson, se declaró culpable el jueves de crueldad animal por haber ahogado en abril de 2019 de una golden retriever que fue encontrada en el fondo de un estanque dentro de una jaula, y con el peso de un jarrón de vidrio para que la mascota no pudiera escapar. El incidente ocurrió en West Milford, condado de Passaic. 

Como parte de un acuerdo de culpabilidad, los fiscales recomiendan que Fea sirva 180 días de cárcel seguidos de cinco años de libertad condicional. También se le pedirá que haga 100 días de servicio comunitario y no se le permitirá volver a adoptar un perro ni cualquier otra mascota.

Fea dijo durante la audiencia del jueves que "entró en pánico" al decidir "deshacerse" de la perrita enferma, informó NorthJersey.com.

La mascota fue hallada congelada el 30 de abril de 2019, según una publicación de Last Resort Animal Rescue en Facebook. La organización nombró al cachorro Jenny al anunciar una recompensa de $12,000 para dar con la persona responsable de su muerte.

"Parece ser un cachorro golden retriever hembra de aproximadamente 10 semanas que fue ahogada al sumergirla en el estanque dentro de una jaula", se lee en la publicación. 

Fea lloró durante la audiencia virtual de 20 minutos, durante la cual admitió que la mascota luchó por sobrevivir. 

"Entré en pánico", le dijo Fea a una jueza cuando le preguntó por qué puso al cachorro en el agua.

Pero la jueza fue implacable al intento de Fea de mostrar remordimiento.

"¿Cuál fue la razón del pánico?", enfatizó la jueza Marilyn Clark. “Dice que entró en pánico, pero tenía una cita con el veterinario esa mañana y decidió no llevar al perro al veterinario, eligió llevar al perro en una jaula y sumergirlo en un lago. Entonces, ¿por qué estabas entrando en pánico?".

Fea se resistió a la pregunta, pero su abogado dijo que hizo una cita con el veterinario para el perro después de adoptarlo días antes. Finalmente, decidió no pasar por alto las preocupaciones sobre las altas facturas de los veterinarios, dijo el abogado Richard Baldi.

Una necropsia encontró que el perro murió asfixiado por el agua, según muestran los registros citados por NorthJersey.com.

Fea será sentenciada el 5 de octubre.

Contáctanos