El “duende” que traspasó seguridad de Trump en Escocia