“Simplemente sádico”: cómo describen al atacante del bar