El tierno invitado de Ricky Martin y el sombrero de Jennifer López: lo más curioso de los Grammy