Se abrió la tierra: cráter se devora autos y a sus ocupantes