Satanismo y pandillas, otro caso que aterra