Relámpagos y ráfagas destructivas castigan nuestra área