Niños, el rostro poco conocido del 9/11