Le pagan con su misma moneda al asesino “durmiente”