La secta neoyorquina que marcaba a sus víctimas como ganado