"El señor de los cielos", de cazador a ser cazado