Asesinato de "Junior" deja huella imborrable en El Bronx