Crece indiginación y arden las calles en Quisqueya