Amorío y viajes con guardaespaldas, la alcaldesa que perdió hasta el cargo