El forense que “hace hablar” a los cadáveres para su identificación