Chérnobil: así luce hoy el fantasma de la devastación nuclear