Arcoíris deslumbra Nueva York tras la tormenta