Doble arcoíris deslumbra a Nueva York