Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

Polémica: atletas jóvenes causan controversia sobre la testosterona en el atletismo

Las reglas de testosterona se aplican solo a carreras entre 400 y la milla.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Dos corredoras namibias de 18 años volvieron a poner en el centro de atención olímpica el polémico problema de la testosterona en el atletismo cuando entraron en la final femenina de 200 metros en Tokio, pocas semanas después de ser excluidas de la carrera de 400 metros.
  • Christine Mboma y Beatrice Masilingi no pueden correr en los 400 después de que las pruebas ordenadas por World Athletics descubrieron que tenían niveles altos de testosterona natural.
  • Pero las reglas de testosterona se aplican solo a carreras entre 400 y la milla, lo que permite a Mboma y Masilingi una oportunidad en los 200 en Tokio.

TOKIO.- Dos velocistas de 18 años de Namibia volvieron a traer la atención a los Juegos Olímpicos sobre el problema de la testosterona en el atletismo cuando el lunes se abrieron camino a la final de los 200 metros femenil en Tokio, semanas después de que les prohibieron competir en los 400 metros.

Una de ellas, Christine Mboma, batió en dos ocasiones el récord mundial sub-20 en un lapso de ocho horas en el Estadio Olímpico para enfilarse a la final de los 200 metros donde entonces ganó una medalla.

También superó en la semifinal a la estadounidense Gabby Thomas, quien este año se convirtió en la segunda mujer más rápida en esta distancia. Mboma terminó segunda detrás de la campeona olímpica defensora Elaine Thompson-Herah.

Mboma y su compañera Beatrice Masilingi no tienen permitido participar en los 400 metros —su mejor distancia— después de que las pruebas que ordenó World Ahtletics, el órgano que regula el atletismo a nivel mundial, encontraron que tienen un alto nivel natural de testosterona. Esto quiere decir que se les aplicó el mismo reglamento que a la campeona olímpica Caster Semenya de Sudáfrica en los 800 metros

Pero las reglas de testosterona sólo aplican para competencias entre los 400 metros y la milla por lo que Mboma y Masilingi tiene oportunidad en los 200 metros.

Más de un siglo debió transcurrir para volver a ver un gesto tan noble en una justa olímpica.

“Estoy feliz con mi tiempo, batiendo el récord juvenil”, dijo Mboma. “Lo superé en la mañana y lo volví a romper aquí. Estoy feliz, es una locura”. A la pregunta sobre su veto en los 400, Mboma dijo: “No tengo ningún comentario al respecto”.

Relativamente desconocidas en las pruebas de pista internacionales antes de este año, Mboma y Masilingi fueron parte de una alineación estelar el martes en la final. Mboma reconoció que no esperaba llegar a la final y llevpo la medalla de plata.

“Son mis primeros Juegos Olímpicos. Estoy aquí para ganar experiencia”, dijo antes de ganar la medalla en 200m. “No esperaba tener un buen tiempo o ganar una medalla. No lo sé. Veré que puedo hacer, haré lo mejor, sólo hago lo mejor”.

Masilingi clasificó minutos antes que su compatriota, con lo que se convirtió en la primera semifinalista con un tiempo de 22,40 segundos. Se trató de su segundo mejor tiempo del día con 22,63 segundos en la ronda inicial.

“Fue bueno. Estoy feliz. Avancé”, dijo Masilingi. “Llegar a la semifinal es la meta que me establecí. La superé y estoy feliz conmigo misma”.

Las dos namibias se anunciaron esta temporada con unos tiempos trepidantes en los 400 metros, pero esas actuaciones llevaron a World Athletics a ordenar pruebas de testosterona en su base de entrenamiento en Italia, dijo el comité olímpico de Namibia. Las pruebas revelaron que sus niveles naturales de testosterona eran más altos que del límite establecido por el organismo rector, lo que provocó su prohibición. El comité olímpico de Namibia dijo que las dos corredoras no sabían que tenían niveles altos de testosterona naturales antes de las pruebas.

Acá te presentamos la disciplina no olímpica que es parte importante de la cultura japonesa, que se hace de un lugar en estos Juegos Olímpicos.

Las atletas afectadas por las reglas pueden competir en carreras restringidas si reducen sus niveles de testosterona durante al menos seis meses antes de una competencia. Tienen tres opciones para hacer eso: tomar una píldora anticonceptiva diaria, recibir inyecciones bloqueadoras de hormonas o someterse a una cirugía.

Las reglas de testosterona, que se introdujeron en 2018, afectan a las atletas femeninas con afecciones denominadas diferencias en el desarrollo sexual o DSD, por sus siglas en inglés. Esas atletas tienen niveles de testosterona que son más altos que el rango típico para las mujeres, dijo World Athletics, y se considera que les dan una ventaja injusta sobre otras atletas femeninas.

Una de las muchas críticas a las reglas es que son inconsistentes porque solo se aplican a ciertas distancias de carrera. Los científicos de World Athletics no han podido determinar si el aumento de testosterona tiene un impacto significativo en distancias fuera del rango de 400 metros a 1 milla.

El tema fue una gran controversia en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, cuando las tres medallistas en los 800 metros femeninos, Semenya, Francine Niyonsaba y Margaret Wambui, fueron excluidas de ese evento debido a sus altos niveles de testosterona natural.

Contáctanos