Obama, música y votos