Pedro Vargas, el perfil de un asesino