¡Se los tragó la tierra!

Crédito: AL ROJO VIVO