La sencillez y la trayectoria de Francisco I