¿Pueden los pacientes confiar plenamente en los médicos?

Según Consumer Reports, es muy difícil conocer el historial disciplinario de los doctores

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SHUTTERSTOCK

    Miles de doctores siguen ejerciendo pese a haber sido sancionados por conducta sexual inapropiada, abuso de substancias o por cometer errores por negligencia, a veces con consecuencias fatales, dice Consumer Reports.

    La revista descubrió que 82% de los estadounidenses están a favor de exigir a los doctores que informen a sus pacientes si tienen alguna limitación en su práctica médica y por qué, debido a que es difícil y consume mucho tiempo descubrirlo por sí mismos.

    Agrega que 66% prefieren prohibir ejercer a esos médicos hasta terminar su periodo de práctica restringida.

    Pero a eso se oponen las juntas médicas estatales y la American Medical Association (Asociación Médica Estadounidense).

    “La carga de investigar a sus médicos no debería recaer en los pacientes”, señala Lisa McGiggert, directora del Proyecto de Paciente Seguro de Consumer Reports. “A los doctores en periodo de práctica médica vigilada se les debe requerir que informen a sus pacientes sobre su estatus y explicar las razones de esto”.

    Uno de los casos expuestos es el de un ginecólogo obstetra del Sur de California que continúa practicando medicina a pesar de un informe de la junta médica estatal que alega que sus faltas de conocimiento médico, de criterio, protocolos y de su atención contribuyeron a la muerte de dos jóvenes madres que habían dado a luz a bebés saludables.

    Según la investigación de Consumer Reports, es difícil encontrar en internet información sobre procedimientos disciplinarios de los médico y ese desconocimiento podría perjudicar a los pacientes.

    La organización está presionando para lograr una reforma de las políticas que lleve transparencia al sistema, lo cual incluiría abrir al público la información del Banco de Datos de Médicos (NPDB por sus siglas en inglés).

    En total, indica el informe de Consumer Reports, se ha pagado casi $85,000 millones en casos de negligencia médica desde que el gobierno empezó a recolectar información al respecto.

    Actualmente, solamente los hospitales, médicos, autoridades, aseguradoras y algunos otros grupos selectos tienen acceso a los datos del NPDB, por lo que los consumidores dependen de su junta médica estatal, con resultados frecuentemente insatisfactorios.

    De acuerdo con el informe de Consumer Reports, los sitios web de las juntas médicas estatales de California, Nueva York y Massachusetts son los mejores, mientras que los de Hawaii, Indiana y Mississippi son los peores.

    El nuevo informe aparece en la edición de mayo de Consumer Reports y en el sitio web de ConsumerReportsenEspanol.org.