Madres obesas y el autismo

Un estudio vincula la obesidad durante el embarazo y el autismo

Madres obesas y el autismo
Crédito: Shuterstock
Por AP 13 de agosto de 2014

La obesidad durante el embarazo puede aumentar las posibilidades de tener un hijo con autismo, así lo sugiere un nuevo estudio.


Es uno de los primeros estudios que vinculan las dos condiciones y aunque no comprueba que la obesidad causa el autismo, los autores del estudio dicen que los resultados plantean un problema de salud pública debido al alto nivel de obesidad en este país.


En el estudio, las mujeres que eran obesas durante el embarazo fueron un 67 por ciento más propensas que las mujeres de peso normal, a tener niños autistas. También corrieron el doble de riesgo de tener hijos con otros problemas de desarrollo.


En promedio, las mujeres enfrentan una probabilidad de 1 en 88 de tener un niño con autismo, los resultados sugieren que la obesidad durante el embarazo podría incrementar la cifra a 1 en 53, dijeron los autores del estudio.


El estudio fue publicado el lunes en el portal de internet de la revista “Pediatrics”.


Debido a que más de un tercio de las mujeres estadounidenses, que están en edad de procrear, son obesas, los resultados del estudio son potencialmente preocupantes y añade otro incentivo para mantener un peso normal, dijo la investigadora Paula Krakowiak, coautora del estudio y científico de la Universidad de California, Davis.


Investigaciones anteriores han relacionado la obesidad durante el embarazo con mortinatos, nacimientos prematuros y algunos defectos congénitos.


La genética también se ha relacionado con el autismo y los científicos están examinando si enfermedades de las madres y el uso de ciertos medicamentos durante el embarazo también juegan un papel.


En el estudio participaron cerca de 1,000 niños de California, entre las edades de 2 a 5 años. Cerca de 700 tenían autismo u otros problemas de desarrollo y 315 de los niños no presentaron problemas.


La obesidad, que por lo general es de alrededor de 35 libras de sobrepeso, está relacionada con la inflamación y en ocasiones con niveles elevados de azúcar en la sangre. El exceso de azúcar en la sangre y las sustancias relacionadas con inflamación en la sangre de la madre puede llegar a dañar el feto y el desarrollo del cerebro, dijo Krakowiak.


El estudio carece de información sobre los análisis de sangre durante el embarazo. Tampoco hay información sobre la dieta de las mujeres y otros hábitos durante el embarazo que podrían haber influido en el desarrollo fetal.