Malos hábitos para dejar en este 2014

Determinación y fuerza de voluntad son claves para alcanzar tus metas.

Malos hábitos para dejar en este 2014
Por TELEMUNDO LOCAL 19 de diciembre de 2014

El optimismo que genera la llegada de un nuevo año suele darnos energía y motivarnos a hacer ciertos cambios en nuestras vidas, pero al pasar de los días, es muy probable que dejemos a un lado nuestras buenas intenciones y nos olvidemos de nuestros propósitos.


Para evitarlo los expertos recomiendan que nos convenzamos de que lo que queremos es posible y nos pongamos metas concretas. Tomar nota de lo que queremos puede ayudarnos mucho así como compartir nuestras intenciones con las personas más cercanas a nosotros. Evita las tentaciones y se estricto contigo mismo. Los resultados valen la pena.


Te presentamos una lista de sugerencias que te ayudarán a cumplir tus metas para este año.


Empezar la dieta. ¡Y continuarla! En la medida en que cumples tus compromisos contigo mismo y empiezas a ver los resultados va a aumentar tu fuerza de voluntad. Recuerda que pasa un tiempo antes de que tu buen comportamiento se refleje en tu cintura.


Dejar de fumar. Los métodos para dejar de fumar son infinitos; pastillas, chicles, parches, acupuntura y todo tipo de terapias. La verdad es que lo único que necesitas es fuerza de voluntad. Si lo tuyo es crónico, busca ayuda. Lo seguro es que en la medida que superes las primeras etapas de la abstinencia, te sentirás mucho mejor. Es posible que termines odiando a ese compañero de crisis.


Empezar a hacer ejercicio. Busca el ambiente que más se acople a tu forma de ser. Si el gimnasio no es lo tuyo, adecua un espacio en casa para hacer los ejercicios que escojas. Determina a conciencia cuales son los deportes que se acoplan a tu personalidad, no a todo el mundo le tiene que gustar salir a trotar por las mañanas. Piensa en lo que realmente te gusta, esto te ayudará a cumplir tus metas.


Terminar proyectos inconclusos. Este es otro punto en el que tienes que ser muy realista. Hay proyectos que simplemente nunca vas a acabar. Decide cuales son los indispensables y olvídate de los demás. Seguir considerando los imposibles te quita energía y te impide concentrarte en lo que es verdaderamente importante.


Pasar más tiempo con la familia. Si ese es tu deseo en realidad, sacar tiempo para compartir con los que quieres no debería costarte tanto trabajo. Recuerda que la vida es una, no te encierres en tu oficina. Determina cuáles son tus prioridades y actua en consecuencia. Un poco de voluntad y organización te permitirá, seguramente, dedicarle tiempo a tus seres queridos.