Di "no" a las grasas malas

En estas Fiestas aprende a identificar las grasas que mantienen tu cuerpo saludable de las que te perjudican.

Una madre da a su hijo de comer mantequilla frita, en Iowa. Según Womens Health, los alimentos fritos aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas.
Una madre da a su hijo de comer mantequilla frita, en Iowa. Según Womens Health, los alimentos fritos aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas.
Crédito: Getty Images
Por Telemundo Local 28 de julio de 2014

Tu cuerpo necesita de la grasa para funcionar correctamente. Pero no todas las grasas son iguales: algunas te ayudan a mantenerte saludable y otras, lamentablemente, se empeñan en hacerte engordar.


Aprende a identificarlas para evitar los excesos durante estas Fiestas. Toma nota.
1. Las grasas buenas. Son una fuente de energía, tu cuerpo las utiliza para fabricar sustancias que necesita y ayuda, además, a obtener vitaminas de la comida que ingieres. Este tipo de grasas son las monoinsaturadas y poliinsaturadas.


Los alimentos en los que podrás encontrar grasas monoinsaturadas, son: aceite de oliva, aceite de cacahuete, aceite de canola, aguacates y la mayoría de los frutos secos.


Las grasas poliinsaturadas, se encuentran en el aceite de cártamo, aceite de maíz, aceite de girasol, aceite de soja y en el aceite de algodón.


Los ácidos grasos –Omega 3­– son un tipo de grasa poliinsaturada que previene enfermedades cardíacas. Se puede encontrar en pescados como el salmón, trucha, arenque, caballa, anchoas y sardinas, en semillas y aceite de linaza y en las nueces.


2. Las grasas malas. Son las saturadas y grasas trans. Estas aumentan el riesgo de enfermedades de corazón al alojarse en las arterias impidiendo la correcta circulación de la sangre. El resultado puede ser dolor de pecho o un paro cardíaco. De la misma manera, podrían generar un accidente cerebrovascular.


Debes evitar el exceso de alimentos como carne roja, aves de corral, mantequilla, leche entera y aceite de palma.


Ingerir mucha cantidad de grasas trans también aumenta el riesgo de generar un cáncer de mamas. Este tipo de grasas se encuentra en alimentos producidos con aceites hidrogenados. Puedes corroborarlo leyendo los ingredientes en el paquete de comida.


Es probable que las encuentres en productos comerciales horneados, como galletas y pasteles, en alimentos fritos, como donas y papas fritas. La margarina y la manteca también son altos en grasas trans.


3. Por último, ingerir cualquier tipo de grasa en grandes cantidades hará que ganes peso. Todo necesita su equilibrio, su moderación. Y no olvides que una parte fundamental en la dieta de una persona son las frutas y verduras.


Fuente:womenshealth.gov