Revés legal para indocumentados

La Corte Suprema de Estados Unidos no revisará una ordenanza municipal de una ciudad de Nebraska que prohíbe alquilar viviendas a inmigrantes que viven ilegalmente en el país.

Foto de archivo
Foto de archivo
Crédito: ShutterStock
Por AP 18 de agosto de 2014

LINCOLN, Nebraska - La Corte Suprema de Estados Unidos no revisará una ordenanza municipal de una ciudad de Nebraska que prohíbe alquilar viviendas a inmigrantes que viven indocumentados en el país.


Esta decisión pudiera facilitar ordenanzas similares en otras partes de la nación, según expresaron partidarios de la norma. Sin embargo, esto probablemente lleve a que tengan que encarar impugnaciones en los tribunales.


El abogado Kris Kobach, quien defendió la ordenanza, dijo que la decisión del lunes da una "luz verde brillante" a otras ciudades dentro del territorio que cubre el Tribunal Federal de Apelaciones del 8vo Circuito que deseen aprobar tales leyes. El circuito incluye a Arkansas, Iowa, Minnesota, Missouri, Nebraska y las Dakotas.

Sin embargo, cualquier gobierno municipal que decida aprobar tal ordenanza ciertamente enfrentará una costosa batalla legal con grupos que trabajan para impedirlo. Anteriormente este año, los magistrados declinaron intentos de otros dos gobiernos municipales en Pennsylvania y Texas para revivir leyes similares anuladas por tribunales inferiores. Pero a diferencia de las ordenanzas en Pennsylvania y Texas, la regla de Fremont no castiga a los inmigrantes.


La Corte Suprema de Estados Unidos no revisará una ordenanza municipal de una ciudad de Nebraska que prohíbe alquilar viviendas a inmigrantes que viven ilegalmente en el país-- Getty Images

La ordenanza de Fremont exige que los que deseen alquilar una vivienda compren un permiso que vale 5 dólares y juren que tienen permiso para vivir con autorización en Estados Unidos. Aprobada en 2010, la ordenanza ha sobrevivido varias impugnaciones en los tribunales y un intento de anulación en elecciones en febrero.

El alto tribunal no modificó el lunes el fallo de una corte de apelaciones que determinó que la ordenanza no discrimina a los hispanos ni interfiere en las leyes federales de inmigración.

"Esta es una victoria total y definitiva para Fremont", dijo Kobach, secretario de Estado de Kansas. "No queda duda que todas las ciudades dentro del 8vo Circuito tienen la capacidad de aprobar la ordenanza de Fremont palabra por palabra".

Pero Thomas Saenz, presidente y asesor jurídico del Fondo Mexicano Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), dijo que Fremont aún puede enfrentar impugnaciones a su ordenanza. La organización de derechos civiles ACLU de Nebraska ha dicho que seguirá de cerca lo que sucede en Freemont y que estudiará presentar una nueva demanda si los inquilinos denuncian discriminación. El tribunal federal de apelaciones que ratificó la ordenanza en junio dejó la puerta abierta a demandas en el futuro si la gente puede demostrar que las normas han llevado a discriminación.

"Estas leyes son horribles, improductivas y no se apegan a nuestros valores nacionales", dijo Saenz. "Tiene que haber una fuerte oposición a estas clases de leyes porque van contra los negocios y contra los derechos humanos".