High school, freno para dreamers

Miles de jóvenes no podrán acogerse al programa de suspensión de deportación.

High school, freno para dreamers
Por AP 16 de agosto de 2014

Unos 400,000 jóvenes del país no podrán beneficiarse del programa de suspensión temporal de la deportación anunciado por Barack Obama porque no han completado ni están cursando estudios secundarios, uno de los requisitos básicos establecidos en la directiva presidencial.


La cifra proviene del Immigration Policy Center, un centro de investigación basado en Washington, que recaba información y analiza las políticas públicas de inmigración.


La organización dijo que la mayor parte de los inhabilitados por razones de estudios viven en California, donde hay 121,000 en esa situación. En Texas hay 71,000, en Florida 20,000, en Arizona 17,000 y en Georgia casi 13,000.


La suspensión temporal de la deportación (Deferred Action for Childhood Arrival) ampara a personas que hayan ingresado al país antes de cumplir los 16 años y que estén cursando estudios secundarios, se hayan graduado de educación secundaria en Estados Unidos, hayan aprobado los exámenes de equivalencia conocidos como GED o hayan pertenecido a las fuerzas armadas estadounidenses.


Un informe del Centro Hispano Pew indicó que al momento de anunciarse la suspensión temporal de la deportación la iniciativa podría beneficiar a unos 1.7 millones de jóvenes.


Esa cifra, sin embargo, incluía los 400,000 que no terminaron la secundaria en Estados Unidos, no tienen un GED ni cursan estudios secundarios en este momento.


En Arizona, los dreamers no han tenido mucha suerte con el examen para el GED porque en el estado existe una ley que prohíbe a las instituciones educativas que reciben fondos del gobierno ofrecer clases gratis de preparación para ese examen.


Hay algunas organizaciones privadas que las ofrecen, pero la demanda ha aumentado desde que se anunció la suspensión temporal de la deportación. Otro de los inconvenientes que han enfrentado jóvenes de varios estados es que a la hora de presentar los exámenes les piden documentos de identidad expedidos por el estado en el que residen, que no tienen debido a su condición de inmigrantes sin papeles.