Suspenden a jefe de prisión y 11 más por fuga

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Momento que en el guarda Gary Palmer es detenido por su supuesta participación en el escape de los dos peligrosos reos (Foto de archivo).

    Doce personas que trabajaban en una cárcel de máxima seguridad del estado de Nueva York de la que se fugaron dos peligrosos reclusos fueron puestos bajo licencia forzosa como parte de la investigación, informaron este martes fuentes oficiales.

    La fuga fue protagonizada por David Sweat, que cumplía cadena perpetua por el asesinato de un alguacil, en 2002, y por Richard Matt, condenado a 25 años de cárcel por matar y descuartizar a su jefe en 2007.

    [EN FOTOS: Cómo fue capturado David Sweat]

    Ambos se fugaron del penal de Clinton, en el norte del estado, entre el 5 y el 6 de junio. Sweat fue capturado el pasado domingo y Matt murió por disparos de la policía el viernes anterior.

    Según informó el Departamento Penitenciario del estado, las doce personas afectadas por la medida son tres integrantes del equipo directivo y otros nueve empleados de menor rango del penal, situado cerca de la frontera con Canadá.

    [Nota relacionada: Matan a a uno de los presos fugitivos]

    De acuerdo con fuentes oficiales consultadas por la cadena NBC, entre los afectados se encuentra el superintendente de la prisión de máxima seguridad, Stephen Racette, así como su segundo.

    Las autoridades mantienen detenidos desde hace varios días a Joyce Mitchell, trabajadora del taller de confección del penal, y al guarda Gary Palmer, quienes han sido acusados de ayudar a los reos a fugarse entregándoles herramientas para poder excavar un túnel.

    Según las autoridades, Mitchell se había comprometido a trasladar a los reclusos a México, pero al final se echó para atrás, por lo que los presos cambiaron de rumbo y se dirigieron a una zona boscosa del norte del estado con intención de cruzar hacia Canadá.

    De acuerdo con la cadena CBS, el FBI está investigando la posibilidad de que dentro del penal funcionara una red de drogas.