Obama: los de ISIS son 'oportunistas y astutos'

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Un hombre camina frente a una pared con la bandera del grupo terrorista en una calle en Jerusalem.

    El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró este lunes que la estrategia contra ISIS en Irak y Siria está progresando y, aunque llevará tiempo, permitirá crear las condiciones para que el yihadismo no vuelva a medrar con la inestabilidad de Oriente Medio.

    Obama, que se reunió en el Pentágono con la plana mayor de las Fuerzas Armadas de EEUU, dijo que la derrota final de ISIS no será algo rápido y pasará por reveses, pero está habiendo progresos que demuestran que los yihadistas suníes, que definió como "oportunistas y astutos", pueden ser derrotados.

    [VIDEO: Difunden im]ágenes del horrendo ataque en Túnez]

    'Lo importante es conseguir progresos sostenidos. No es suficiente si Estados Unidos interviene con tropas de tierra y ello permite avances temporales, porque en cuando nos vayamos los extremistas volverán a ocupar el vacío", dijo.

    El presidente insistió de esta manera en que Estados Unidos no tiene intención de que sus tropas adopten un rol de combate para acabar con ISIS en Siria e Irak, algo que opinó debe pasar por tener fuerzas locales bien entrenadas y unas instituciones que eviten la creación del caldo de cultivo para el radicalismo.

    "Llevará tiempo arrancarlos de raíz, y esa labor deber ser el trabajo de fuerzas locales sobre el terreno con el entrenamiento y apoyo aéreo de nuestra coalición", aseguró el mandatario.

    "Lo que también es claro es que no hay volumen de fuerzas militar que pueda acabar con ISIS sin un esfuerzo político y económico con aliados", explicó Obama, que compareció junto al secretario de Defensa, Ashton Carter, el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, y el jefe del Mando Central, el general Lloyd Austin.

    La última visita de Obama al Pentágono para hablar directamente con el estamento militar sobre los progresos en la guerra contra el yihadismo radical fue el pasado octubre, un mes después de que Washington decidiera ampliar a Siria los ataques aéreos contra posiciones de los islamistas de ISIS.

    Los cazas estadounidenses y de la coalición internacional liderada por Estados Unidos intensificaron este fin de semana los ataques aéreos en la ciudad de Al Raqqa (Siria), la capital de facto de los yihadistas suníes.

    Solo el 4 de julio, 18 bombardeos acabaron con vehículos y puentes bajo control del EI, pero se desconoce si los altos mandos yihadistas estaban entre los más de una veintena de militantes muertos en los ataques, según datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

    El secretario de Defensa, Ashton Carter, explicó hoy en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, que los ataques del fin de semana "limitan la libertad de movimientos de ISIS y su capacidad de atacar a las fuerzas kurdas", que han conseguido avanzar en algunos puntos de Siria.