Nueva York celebra un siglo del fútbol con tremendo fiestón

El hombre fue declarado muerto en la escena, según la policía.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NUEVA YORK –  El fútbol continental se dio cita en Nueva York para el sorteo de un campeonato especial que quiere rendir homenaje a un siglo de fútbol en el continente, aunque se celebrará en un país con escasa tradición en ese deporte.

    Se trata de la Copa América Centenario, que se disputará del 3 al 26 de junio en diez sedes repartidas en Estados Unidos, en una fiesta del deporte que quiere resucitar las glorias del Mundial celebrado en este país en 1994.

    Iconos del fútbol americano como el argentino Mario Alberto Kempes, el colombiano Carlos "El Pibe" Valderrama, el mexicano Jorge Campos y el estadounidense Alexi Lalas se encargaron de sacar de los bombos las bolas que iban emparejando a los respectivos equipos.

    Quien consiga ganar esta copa, dijo Kempes, "tendrá cien años para disfrutarla".

    Y es que con este torneo se celebran los 100 años de la Copa América, la de 1916, pero esta vez reúne al fútbol continental, no sólo el de Sudamérica, y, además, es la primera vez que el campeonato se celebra en Estados Unidos.

    Lalas dijo que el torneo brindará "uno de los mejores espectáculos de fútbol desde la Copa Mundial de 1994" en Estados Unidos, lo que permitirá generar afición a un deporte que viene ganando aficionados, aunque todavía sin llegar a cuajar.

    El sorteo fue una fiesta montada para la televisión. Se celebró en Hammerstein Ballroom, en el Manhattan Center, una antigua sala de ópera con capacidad para 2.500 espectadores que ha sido escenario de conciertos, actos sociales y competiciones de lucha libre.

    Con el salón lleno, los asistentes tuvieron que plegarse a las necesidades de la televisión, hasta con un ensayo de aplausos iniciales, aunque, gracias a los rigores de ese medio, empezó puntualmente a las 20.00 hora local (01.00 GMT del lunes).

    El encargado de ceremonias llegó a pedir a los ocupantes de los asientos principales que mostraran sonrisas y una cara "feliz" para dar buena imagen para las cámaras de televisión.

    Y como cualquier espectáculo, no faltó la música, a cargo del argentino Diego Torres y del puertorriqueño Yandel, que animaron al público con sus ritmos, apoyados por coros y bailarines y alguna que otra pirueta con balones en medio del escenario.

    En la presentación hubo ocasión para que las figuras del deporte continental destacaran el momento. El que más se extendió fue el portero mexicano, Campos, mientras que "El Pibe" Valderrama, con su típica melena dorada, desempeñó un guión de escasos segundos.

    "Lo que puedo decir a todos los que vienen es que se van a sentir en casa. En Estados Unidos hay gente de todas las nacionalidades. Esperamos que lo disfruten y que se sientan realmente en casa", afirmó Campos, que llegó a jugar en dos equipos estadounidenses.

    En un acto en el que no faltaron las banderas de los 26 países del continente, aunque sólo compiten 16, el momento de la verdad llegó cuando comenzaron a salir las bolas con los nombres y las ubicaciones de cada selección, el verdadero motivo del acto.

    El primer encuentro del torneo se disputará entre Estados Unidos y Colombia, el 3 de junio, en Santa Clara (California), pero la atención está centrada en el que disputarán tres días después dos de los favoritos del torneo, Argentina y Chile, en esa misma ciudad.

    La final será cerca de Nueva York, en el estadio MetLife de East Rutherford (Nueva Jersey), muy conocido por los estadounidenses pero por el otro fútbol, el americano, con mucha más afición en este país.

    La fiesta deportiva que se vivió coincide con uno de los peores momentos para el fútbol, no sólo el continental, sino el mundial, por el escándalo de corrupción que afecta a la FIFA, a varias confederaciones y algunas federaciones.

    Varios de los dirigentes precisamente han tenido que comparecer ante tribunales de Nueva York por este caso, que ha agitado los cimientos de un deporte acostumbrado al derroche cada vez que juntaba a sus directivos.

    La Copa América Centenario fue convocada el 1 de mayo de 2014 por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), la organización con mayor peso en el continente, cuando estaba presidida por el paraguayo Juan Ángel Napout.

    Ahora, en cambio, Napout está bajo arresto domiciliario por la causa abierta contra él en Nueva York.