Trump divide dentro del partido republicano

Trump divide dentro del partido republicano

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL
    Ahora es en su propio partido donde lo dicho por Trump causa revuelo y consigue detractores y aliados.

    Poco a poco los precandidatos republicanos a la presidencia comienzan a manifestar su opinión respecto a las expresiones del también aspirante Donald Trump. Entre los que alzaron su voz el pasado fin de semana se encuentran el exgobernador Jeb Bush, quien desde Nueva Hampshire dijo que se sentía “personalmente ofendido”.

    Bush hizo su comentario en un desfile del 4 de julio en dicha localidad y agregó que lo dicho por Trump “no representa al partido republicano”. Bush, quien fue gobernador de Florida, además está casado con una mujer mexicana.

    [Te puede interesar: ¡Jueza y acusado se conocían de la escuela!]

    Pero no todos son piedras para el magnate, pues también tiene quien le lance flores.

    Trump despierta polémica en su partido

    Trump despierta polémica en su partido
    (Publicado lunes 6 de julio de 2015)

    Ted Cruz, otro de los precandidatos, habló el fin de semana en “Meet the Press” y tuvo elogios para el empresario. “Felicito a Donald Trump por poner el foco en la necesidad de abordar la inmigración ilegal”, dijo Cruz. En su opinión, en Washington no quieren hablar de eso, no quieren asegurar la frontera y apoyan una amnistía.

    Adolfo Franco, analista político republicano, dice que la controversia puede lesionar la frágil relación entre el electorado latino y los republicanos pero que el daño puede ser revertido. "Cuando ahora empiecen a hablar los candidatos serios republicanos al respecto, yo creo que entonces la comunidad latina se va a dar cuenta de que los valores republicanos que son los valores conservadores, los comparten ellos, y que nuestro partido es pro-inmigrante”, señaló Franco.

    [Te puede interesar: Unas muñecas de compañía tan perfectas que parecen reales]

    Según estimaciones de analistas en el Centro de Investigaciones Pew, el candidato republicano a la presidencia tendría que ganar por lo menos entre 35% y 40% del voto latino para poder llegar a la Casa Blanca.