Evo Morales entrega curioso regalo al Papa

Evo Morales entrega peculiar regalo al Papa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Fotografía cedida por la Agencia Boliviana de Información.

    Este miércoles, en su primer día de visita a Bolivia, el papa Francisco y el presidente Evo Morales intercambiaron varios regalos en el Palacio de Gobierno de La Paz.

    Entre los regalos de Morales figura el "Libro del Mar", que reivindica la salida al Océano Pacífico que Bolivia perdió en una guerra con Chile.

    [Tema relacionado: Papa Francisco visita Bolivia por tres días]

    El mandatario boliviano subrayó así su intención de lograr la intervención del pontífice en su disputa con el vecino país.

    Video: Evo Morales entrega curioso regalo al Papa

    Video: Evo Morales entrega curioso regalo al Papa
    Durante la visita del papa Francisco a Bolivia y como parte del intercambio de regalos, Morales le entregó un insólito crucifijo. (Publicado jueves 9 de julio de 2015)

    El pontífice elogió la "singular belleza" de Bolivia, diciendo que es un país "bendecido por Dios en sus diferentes zonas: el altiplano, los valles, las tierras amazónicas, los desiertos, los incomparables lagos".

    [Tema relacionado: Las mejores fotos del Papa en Ecuador]

    Después, haciendo uso de su diplomacia y discreción, el Papa exhortó a un diálogo "franco y abierto" para "evitar conflictos con los países hermanos".

    Pero el regalo más insólito de Morales al Papa fue un crucifijo formado con una hoz y un martillo, símbolos del comunismo internacional.

    El gesto del papa Francisco al observar el peculiar obsequio es elocuente. "Esto no está bien", expresó, según algunos informes.

    La publicación "Infovaticana" califica el regalo de Evo Morales al Papa de "blasfemo" y lo llama un "insulto".

    Muchos usuarios manifestaron su indignación en las redes sociales, ya que consideran este regalo una ofensa a la religión católica.

    [Tema relacionado: "Monjas embarazadas" protestan contra el Papa]

    Sin embargo, el llamado por algunos "crucifijo comunista" es una réplica de una figura tallada por el sacerdote jesuita español Luis Espinal Camps, torturado y asesinado por paramilitares en La Paz en 1980 por denunciar la violencia política en el país.

    El jesuita español Xabier Albó, que compartió luchas con Espinal en Bolivia, escribió hace unos días en la prensa sobre los tallados de madera que hacia el sacerdote sobre temáticas vinculadas a sus propias vivencias, además de políticas y sociales.

    Según Albó, la cruz con Cristo, el martillo vertical y una hoz horizontal era para expresar "el necesario pero huidizo diálogo cristiano marxista, con los obreros y campesinos".

    El papa Francisco se refirió el miércoles a Espinal, al detenerse para orar por él a medio camino en una autopista entre las ciudades de El Alto y La Paz, en el lugar donde fue encontrado su cadáver.

    Comentó que Espinal fue "víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia" y que lo "eliminaron" porque predicó el Evangelio y eso molestó.

    Cuatro meses después del asesinato, se instauró en Bolivia la dictadura de Luis García Meza, a cuyos colaboradores se les acusa de haber hecho desaparecer pruebas del homicidio y de haber protegido a los autores del crimen.