Cuida a tus hijos del nuevo “secuestro digital”

Cuida a tus hijos del nuevo “secuestro virtual”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Entre las medidas preventivas que se pueden tomar es revisar la configuración de seguridad de los perfiles en líneas y verificar quiénes pueden ver las publicaciones.

    Una nueva modalidad de usurpación de identidad está operando en internet y su insumo principal son las fotos que padres y familiares de niños comparten en las redes sociales.

    Se llama secuestro virtual y consiste en el robo de las imágenes por parte de alguien que simula luego ser padre del menor y obtiene dinero al negociar una falsa adopción en línea que nunca llega a concretarse.

    [Te puede interesar: Revelan cómo pasó sus días “El Chapo” en el penal]

    Por ello, hay que ser especialmente precavido pues detrás del simple acto de compartir lo que en apariencia es una foto para la familia, puede haber maleantes al acecho que esperan la gráfica para robarla y pretender que el menor es suyo. 

    Nuevo delito en línea: el secuestro digital

    Nuevo delito en línea: el secuestro digital
    ¿Tienes fotos de tus hijos en tus redes sociales? Esto puede interesarte. (Publicado lunes 10 de agosto de 2015)

    Otra variación de esta práctica es el llamado "juego de rol con bebés", en el que usualmente adolescentes o personas con dificultades reproductivas se apropian de la identidad del menor y lo muestran en redes como propio. Un tercer uso podría ser extraer las fotos para pornografía infantil o montajes.

    [Te puede interesar: Masacre de ocho enluta a familia en Houston]

    Entre las medidas preventivas que se pueden tomar es revisar la configuración de seguridad de los perfiles en líneas y verificar quiénes pueden ver las publicaciones.

    También es útil agregar elementos distintivos, como marcas de agua y elegir imágenes en muy baja resolución.

    [Te puede interesar: Cinco heridos tras caída por risco]

    No sobra evitar el exceso de información personal en las actualizaciones, por lo que hay que tener precaución de no dar pistas sobre datos concretos que revelen la ubicación de la familia y el niño, como el nombre de la escuela a la que asiste o hace actividades extracurriculares. No hay método que permita conocer cuándo los ladrones de información pueden pasar del mundo virtual al real.