¿Son necesarios realmente los monitores de actividad física?

Muchos miden el ritmo cardíaco y el sueño.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Lo último en la tecnología de ejercicios es el FitBit. Esta manilla ayuda a monitorear cuántas calorías ha quemado, cuántos pasos ha dado, y le muestra cómo está progresando hacia su gol personal. También tiene una alarma silenciosa para despertarlo por la mañana, y lo puede usar mientras se baña.

    NUEVA YORK – Son tentadores. Sobre todo cuando hace buen tiempo y uno realiza actividades al aire libre. Aparatitos como un Fitbit o un reloj de Apple son útiles si uno recién empieza a entrenarse o si quiere aumentar su actividad física.

    Lo alientan a uno a seguir adelante y recogen información cuando uno corre o pedalea. Muchos miden el ritmo cardíaco y el sueño.

    Pero, ¿son realmente necesarios?

    Si tú eres un perezoso que aplaza todo o si tienes problemas para motivarte, es bastante probable que el monitor termine en un cajón y no sea usado. Y si eres dedicado y tienes ya una rutina para ejercitarte, el aparatito te dará una y otra vez la misma información y tampoco será demasiado útil.

    Hablo por experiencia, después de haber usado hasta siete monitores al mismo tiempo para probarlos. Antes de comprar uno, debes tener una idea clara de lo que pueden y no pueden hacer y de si realmente les vas a sacar provecho o no.

    ---

    CONTAR LOS PASOS

    Los monitores de actividad física generalmente usan el movimiento de los brazos para determinar qué distancia has cubierto caminando o corriendo y te empujan a llegar, por ejemplo, a 10.000 pasos al día. Muchos toman nota de si lo hiciste en subida y cuántas calorías quemaste.

    Te dan una idea de dónde estás si recién empiezas a entrenarte. Pero no te serán muy útiles si eres de esas personas que dejan todo para el día siguiente.

    Cuando logras el objetivo que te habías propuesto y lo haces con continuidad, es probable que dejes el monitor en un cajón.

    Pero si tienes un espíritu competitivo, Fitbit y otras aplicaciones de tu teléfono te ayudarán a unirte a grupos de personas que están en lo mismo y que te alentarán a que alcances ciertas metas e incluso las superes. Algunos aparatos, como el Apple Watch, aumentarán las metas a medida que vayas avanzando.

    Desde ya, esta cuenta no es perfecta. Los monitores te pueden agregar algunos pasos por lavar los platos o hacer cualquier otra actividad que implique mover los brazos. Un viaje en bicicleta no suma pasos, aunque algunos aparatos miden las calorías que quemas.

    ---

    RITMO CARDIACO

    Los monitores más avanzados miden el ritmo cardíaco, aunque no satisfacen necesariamente los requisitos de la comunidad médica.

    Los resultados pueden variar mucho. Uno que probé registró 243 latidos por minuto --algo que me hubiera matado-- y otro una cifra muy baja, 43, pero la mayoría se acercan bastante a la realidad y dan una idea general de la intensidad de una rutina de ejercicios. Cuanto más alto el ritmo cardíaco, más intensa la rutina, aunque una respiración pesada y fatiga pueden arrojar el mismo resultado.

    ---

    EJERCICIOS

    Estos aparatos no sirven para convertir los pasos en kilómetros recorridos y muy pocos de ellos te permiten usar como referencia una distancia conocida. El GPS de los aparatos más avanzados ayuda, pero esa función consume la batería y quienes corran distancias largas pueden encontrarse con que se les acabó la batería antes de completar su trayecto.

    La mayoría no pueden ser usados en el agua, al nadar, y el GPS de los monitores no es tan versátil como el de los aparatos diseñados específicamente para correr, hacer ciclismo u otros deportes.

    Los monitores que no son diseñados para actividades deportivas pueden de todos modos ser útiles. Una persona puede correr cinco kilómetros y usar el aparato para asegurarse de que no se pasa el resto del día sentado.

    ---

    ¿QUÉ TAL DUERMES?

    La mayoría de los monitores observan tu sueño, aunque algunos necesitan aplicaciones. Si te revuelcas mucho en la cama, el aparato te dirá que tienes sueño liviano. También tomará nota cada vez que te levantas para ir al baño.

    ¿Tiene esto alguna utilidad? Probablemente no. No te ayuda a dormir mejor, solo te recomienda que duermas más.

    ---

    ¿TE PASAS EL DIA EN UN ESCRITORIO?

    Incluso si caminas todo lo necesario, muchos aparatos te recuerdan que debes levantarte y caminar un poco durante el día. Pero no te sirven de nada si ignoras esas alertas. Y pueden resultar molestos si se activan durante la noche, cuando estas durmiendo.

    ---

    TU TELEFONO

    Muchas de las funciones de los monitores están disponibles en los teléfonos, que, por ejemplo, te permiten contar los pasos o recabar información de cuando corres o andas en bicicleta usando ciertas aplicaciones.

    Los teléfonos, no obstante, no monitorean el sueño ni te recuerdan que te tomes descansos. Tampoco registran tus pasos cuando dejas el teléfono en una mesa. El Band 2 de Microsoft tiene monitores de los rayos ultravioletas y te avisa si necesitas protector solar, mientras que el Gear Fit2 de Samsung registra squats y otros ejercicios.

    La clave es si uno va a usar realmente el monitor. Si una persona no se puede motivar con un teléfono, tirará su dinero comprando un monitor.