Show de las Rockettes apela a magos de la iluminación

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NUEVA YORK – El penal de Rikers Island, en la ciudad de Nueva York, enfrentó problemas para responder a quejas sobre abusos sexuales. Entre las deficiencias hay líneas de atención telefónica que no funcionan, quejas confidenciales leídas por otros reos e investigaciones en las que no se entrevista a los supuestos agresores, dijo un informe interno obtenido por The Associated Press.

    Los guardas de la prisión subestimaron el problema de forma peligrosa, sintiéndose incapaces de hacer nada al respecto, y mostraron "pocos límites profesionales" al besarse y abrazarse de forma inapropiada entre ellos y colgar anuncios picantes en áreas comunes, según refleja el documento elaborado el año pasado por un consultor externo.

    El problema se conoce coincidiendo con la iniciativa de la junta de supervisión del centro, donde cumplen condena 10,000 personas, que la semana pasada comenzó a elaborar nuevas reglas en base a una ley federal que exige tolerancia cero contra las violaciones en la cárcel.

    En el momento en que se elaboró el informe pocos empleados y reos habían oído hablar de la norma federal y las tareas de educación contempladas en la misma "parecían no producirse", apuntaron los autores.

    El documento fue un "llamado de atención y lo escuchamos alto y claro", dijo la vocera del Departamento de Prisiones de la ciudad, Eve Kessler.

    En respuesta, responsables del penal nombraron a un coordinador para el departamento, publicaron una directiva de 43 páginas con las normas referidas a abusos sexuales actualizadas y formaron a cientos de guardas e investigadores internos.

    El informe, financiado con recursos federales y elaborado por The Moss Group, con sede en Washington, detalló problemas enraizados en Rikers que podrían ser difíciles de solventar. Esta idea fue enfatizada la semana pasada por un miembro de la junta de supervisión del centro, Gerard Bryant, que dijo en una vista: "Mientras sigamos teniendo cárceles, vamos a tener abusos sexuales en las prisiones. Esta es la realidad. Esto es lo que ocurre".

    Los números de atención telefónica directa para casos de abusos sexuales anunciados en las cárceles no suelen funcionar. Al otro lado responden contestadores automáticos que no ofrecen información útil y, al menos en un caso, conectaron con el teléfono de "ciudadanos privados", señaló el reporte.

    Los reos que presentaron quejas por acoso o abusos a través del sistema de quejas formal, tuvieron problemas para hacerlo de forma confidencial, porque las hojas de papel empleadas denunciar su situación solían ser transcritas por otros presos que podían leer su contenido, agregó la revisión.

    No estuvo claro de inmediato si las líneas telefónicas se han eliminado de las cárceles. El pasado agosto, responsables de prisiones se unieron con una ONG del país, Safe Horizons, para reportar este tipo de denuncias y ofrecer asesoramiento. Un vocero del grupo no ofreció datos sobre el número de llamadas recibidas el último año desde penales.

    En la elaboración del informe se revisaron 46 casos de acoso o abusos sexuales cerrados por investigadores de la prisión en 2014, hallando problemas básicos en la minuciosidad de las pesquisas.

    La mayoría de los procesos no incluyeron entrevistas con todos los posibles testigos, algunos no incorporaron pruebas en video y en otros no se entrevistó a los guardas acusados.

    "En un caso, una investigación incluyó cinco párrafos describiendo las razones por las que la víctima mentía, en lugar del video y las evidencias testimoniales que sugerían claramente que algo había ocurrido", apuntó el documento, destacando que en los archivos no se hizo referencia a ningún intento de recopilar pruebas físicas o de ADN.

    Brenda Smith, profesora de derecho en la American University que participó en la Comisión Nacional para la Eliminación de las Violaciones en Prisión y revisó el informe de Moss, dijo que los problemas en Rikers podrían corregirse solo si hay un cambio de cultura total.