Histórica decisión

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    BOGOTA - Casi tres décadas después del asesinato del entonces ministro de Justicia Rodrigo Lara, la Fiscalía General elevó a la categoría de crimen de lesa humanidad aquel homicidio, en una medida que busca evitar que el caso prescriba o se archive definitivamente.

    El anuncio fue hecho por el vicefiscal general, Jorge Fernando Perdomo, quien en declaraciones a los reporteros explicó que aún quedan por recabar pruebas que permitirían ahondar más en el asesinato de Lara Bonilla, perpetrado por sicarios del extinto capo del narcotráfico Pablo Escobar Gaviria, el 30 de abril de 1984 en Bogotá.

    En Colombia, las investigaciones por el delito de homicidio prescriben a los 20 años.

    Perdomo no explicó cómo pudo tomarse la decisión en un caso que ya prescribió, como el de Lara Bonilla, conocido por declararle la guerra a Escobar y por denunciar sus actividades. Escobar cayó finalmente abatido por la policía en diciembre de 1993.

    Perdomo sostuvo que sólo fueron investigados y condenados dos de los autores materiales del asesinato de Lara Bonilla, pero que no se investigó a otros eventuales responsables diferentes a integrantes del cartel de la ciudad de Medellín, que encabezaba Escobar. El vicefiscal no dio detalles al respecto.

    "La Fiscalía considera que aún... se puede seguir recaudando material probatorio para avanzar en la confirmación o para avanzar en el desechamiento de aquellas hipótesis delictivas que se han venido manejando" en el caso Lara Bonilla, agregó.

    Lara, como ministro de Justicia del entonces presidente Belisario Betancur (1982-1986), le declaró la guerra a los carteles de las drogas, especialmente al de Medellín, al denunciar sus actividades ilegales y fue de los primeros magnicidios atribuidos a Escobar y sus sicarios.

    Lara pertenecía al movimiento político Nuevo Liberalismo, cuyo fundador, el candidato presidencial Luis Carlos Galán, también fue asesinado por orden de Escobar en agosto de 1989. El crimen de Galán también fue declarado como de lesa humanidad en agosto de 2009.