Policía a cárcel por ataque de motoristas

Policía a cárcel por ataque de motoristas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NUEVA YORK - Wojciech Braszczok, el policía encubierto que estuvo presente durante un ataque de una ola de motociclistas contra un hombre y su familia en una popular autopista de Nueva York en el 2013, irá a prisión.

    Braszczok, de 34 años, fue condenado este jueves a cumplir dos años de prisión en una cárcel estatal, según las autoridades.

    El ataque ocurrió el pasado 29 de septiembre del 2013, cerca de la calle 178 del Alto Manhattan, cuando un enjambre de motoristas rodeó la camioneta Range Rover de Alexian Lien y lo obligó a detenerse.

    Lien luego fue atacado y tuvo que ser llevado al hospital donde le aplicaron varios puntos de sutura en la cara.

    [NY: Motoristas se declaran culpables de ataque]

     

    Un juez dio su veredicto contra Braszczok el pasado mes de junio, cuando este fue encontrado culpable.

     

    Un total de seis motoristas fueron acusados de desatar el caos y atacar a Lien y a su familia en el West Side Highway de Manhattan, y los mismos comparecieron en corte el pasado mes de marzo. Varios de ellos ya recibieron su castigo.

    Entre los seis motoristas acusados figuraba el oficial de policía fuera de servicio Braszczok, quien no trabajaba durante el incidente.

     

    [Ataque de motociclistas: Dan veredicto a policía]

    Braszczok, entonces de 32 años, no reportó su participación en la corrida de motos, sino tres días después, lo que desató una investigación más profunda para determinar su participación.

    El oficial testificó el pasado mes de junio en su defensa y sostuvo que no intervino en el incidente por temor a su seguridad, y tampoco admitió inmediatamente estar involucrado en el incidente por temor a perder su trabajo.

     

    Braszczok fue hallado no culpable del cargo de agresión en pandilla, el cargo más grave que enfrentaba, pero fue hallado culpable de los cargos por posesión criminal de un arma, intento de asalto, disturbio y coerción.

    El oficial fue suspendido de su cargo tras el incidente, pero la policía de Nueva York no ha afirmado que el mismo será despedido.