Náufrago es hospitalizado de nuevo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    SAN SALVADOR - El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, que sobrevivió más de 13 meses a la deriva en el océano Pacífico, ha sido ingresado de nuevo en el estatal hospital San Rafael por "alteraciones" debidas a una parasitosis, informaron hoy fuentes médicas. El superviviente salvadoreño tiene "una infección por un parásito, que es propio de las personas que comen pescado crudo y muy propio de la zona donde él estuvo a la deriva", dijo hoy a periodistas Ricardo Hernández, jefe de Medicina Interna del hospital San Rafael, en Santa Tecla (centro). El parásito que está afectando a Alvarenga se llama "anisakis" y le ha provocado una "anisakiasis", por el consumo de pescado crudo, enfatizó. Según los relatos de Alvarenga, durante los 13 meses que estuvo perdido en el mar comió pescado y aves crudas para sobrevivir, además de tomar la sangre de tortugas y sus propios orines para hidratarse. El anisakis es un parásito que se transmite a los seres humanos a través de la ingestión de pescados o cefalópodos contaminados y que provoca trastornos gastrointestinales y alérgicos. Hernández explicó que desde que fue ingresado por primera vez en el hospital, el pasado 11 de febrero, cuando llegó al país luego de haber sido rescatado el 30 de enero en las Islas Marshall, se "sospechó" que Alvarenga podría tener "este tipo de parasitosis", ya que solo "estuvo comiendo pescado crudo". Reconoció que en esa primera ocasión los médicos no iniciaron el tratamiento porque no tenían la "confirmación diagnóstica", pero que ya lo están tratando. Alvarenga llegó al hospital el lunes para un tratamiento de rutina, pero debido a la aparición tardía del parásito quedó ingresado de nuevo. En cuanto a su trastorno postraumático, el psiquiatra Ángel Sermeño, jefe de la división de Salud Mental del hospital San Rafael, dijo que el náufrago está evolucionando bien. "Su razonamiento, su juicio, su pensamiento, son coherentes, lógicos, lúcidos, solo es una cuestión emocional que afecta por naturaleza a cualquier persona" que haya vivido una situación similar, indicó. Señaló que los "temores son de larga duración" y que aún tiene problemas de sueño. Poco a poco "tenemos que acercarlo a Garita Palmera (su lugar de origen) para irlo acercando a lo que le causó la fobia", debido a que Alvarenga ha dicho que, después de haber sobrevivido por más de un año a la deriva, no quiere saber del mar ni volver a pescar. Garita Palmera está ubicado en el departamento de Ahuachapán (oeste), fronteriza con Guatemala y en la costa del Pacífico salvadoreño, a donde Alvarenga regresó por algunas horas el pasado día 19 tras haber sido dado de alta en el hospital. Alvarenga, de 37 años, estuvo a la deriva en el mar desde finales de 2012, cuando salió de México a pescar, hasta que el 30 de enero pasado fue rescatado en las Islas Marshall, en el Pacífico Sur, de donde fue repatriado el 11 de febrero.