Ataque a embajada era un plan

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP Graphics

    TRIPOLI - El ataque contra el consulado de EEUU en Bengasi fue planeado de antemano, y los atacantes utilizaron la protesta frente al consulado como una diversión, según fuentes estadounidenses que lo confirmaron a agencias internacionales de noticias.

    Los voceros no pudieron decir si los atacantes instigaron la protesta o simplemente se aprovecharon de ella. Además dijeron que no creen que el ataque a Stevens haya sido dirigido específicamente.

    Funcionarios libios dijeron que el embajador estadounidense y otros tres norteamericanos murieron en un ataque contra el consulado en la ciudad oriental de Bengasi por manifestantes furiosos por una película que se burla del profeta islámico, Mahoma.

    Los funcionarios dijeron que el embajador Chris Stevens murió el martes por la noche cuando él y un grupo de empleados de la embajada fueron al consulado a tratar de evacuar el personal. Los manifestantes estaban disparando cohetes y lanzagranadas.

    Video: Ataque a embajada era un plan

    Video: Ataque a embajada era un plan
    (Publicado sábado 30 de agosto de 2014)

    Los tres funcionarios libios que confirmaron las muertes tienen altos puestos de seguridad en Bengasi.

    Ellos son el ministro del interior para el oriente de Libia Wanis al-Sharaf; el jefe de seguridad de Bengasi Abdel-Basit Haroun; y el funcionario de seguridad y del concejo municipal Ahmed Bousinia.

    El Departamento de Estado dijo el martes que un estadounidense había muerto en un ataque al consulado. No ha confirmado las otras muertes.

    El ataque contra el consulado en Bengasi se produjo mientras centenares de manifestantes en el vecino Egipto escalaron los muros de le embajada estadounidense en El Cairo y arrancaron la bandera norteamericana y la reemplazaron con una bandera islámica.

    Fueron los primeros ataques contra instalaciones diplomáticas estadounidenses en ambos países en momentos en que tanto Libia como Egipto luchan por salir de la turbulencia política que siguió a los derrocamientos en revueltas populares de sus respectivos gobernantes, Moamar Gadafi y Hosni Mubarak.

    Tanto Gadafi como Mubarak habían permanecido mucho tiempo en el poder.

    Las protestas en ambos países se debieron a la ira que suscitó una película que ridiculiza a Mahoma y que fue producida por un estadounidense en California. La cinta es promocionada por un cristiano egipcio que efectúa una intensa campaña antimusulmana en Estados Unidos.