Malala de Pakistán está feliz

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    "También quiere que yo agradezca a la gente por su apoyo y su interés, porque evidentemente está al tanto del interés y apoyo que esto ha provocado en todo el mundo", dijo el médico portavoz que sigue su condición crítica.

    Los médicos que tratan a Malala Yousufzai, una escolar de 15 años gravemente herida a tiros por el Talibán en Pakistán, dijeron el viernes que puede ponerse de pie con ayuda y escribir, aunque todavía presenta signos de infección.

    La paciente está "suficientemente bien como para decir que está feliz, permitiéndonos comprobar más detalles clínicos", dijo el Dr. Dave Rosser, director médico en el Hospital Queen Elizabeth en Birmingham.

    "También quiere que yo agradezca a la gente por su apoyo y su interés, porque evidentemente está al tanto del interés y apoyo que esto ha provocado en todo el mundo".

    La infección probablemente es causada por el trayecto de una bala que le rozó el cráneo durante el ataque perpetrado por pistoleros del Talibán, agregó. Pero aclaró que "todavía no ha salido de peligro".

    "Habiendo dicho eso, está muy bien", agregó. "Por cierto, esta mañana cuando fui a verla se puso de pie por primera vez con alguna ayuda".

    Malala fue herida gravemente el 9 de octubre cuando regresaba a su casa de la escuela en el valle Swat, noroeste de Pakistán. El Talibán dijo que había atacado a Malala, ferviente partidaria de la educación de las niñas, porque promovía "el pensamiento occidental" y criticaba al grupo miliciano.

    La paciente fue trasladada de Pakistán a Birmingham el lunes para recibir tratamiento médico especializado y por protección. El informe médico del viernes ofreció la primera indicación de su progreso. Los partes médicos anteriores habían sido muy limitados por respeto a la privacidad de la niña.

    Malala está sola en Gran Bretaña. Las autoridades del hospital han estado en contacto con su familia en Pakistán.

    Rosser dijo que la niña "se está comunicando libremente, y está escribiendo", pero que no hablaba porque tiene un tubo de traqueotomía en la garganta.

    "No tenemos motivos para suponer que no podrá hablar cuando le saquen el tubo, quizás en los próximos días", añadió.

    Los exámenes han revelado algún daño físico en el cerebro, pero "a esta altura no vemos ningún déficit de función", dijo Rosser.

    "Parece comprender. Tiene control motor y puede escribir", agregó. "Todavía es prematuro determinar si hay algún ligero déficit del intelecto o la memoria. Es posible que se reponga bien, pero es imposible determinarlo".

    Las autoridades del valle Swat dijeron originalmente que Malala tenía 14 años, pero las autoridades de su escuela confirmaron que nació el 12 de julio del 1997, por lo que tiene 15 años.