La moda de correr descalzo

Cada vez más se contagian de esta nueva tendencia que podría tener consecuencias médicas.

La moda de correr descalzo
Crédito: Getty Images
Por TELEMUNDO CHICAGO Y PUNTO 11 de agosto de 2014

Contagiado por la fiebre de correr descalzo, el maratonista Ryan Carter cambió sus zapatos deportivos por un calzado que imita la experiencia de pisar descalzo.
La primera vez que lo intentó, hace dos años, corrió de un tercio de una milla en el césped. Dentro de tres semanas estaba completando las seis millas sobre el pavimento.
Cuando entrenaba con un amigo a lo largo de una ciclopista cerca del centro de Minneapolis, Carter se detuvo de pronto, incapaz de dar un paso más. Su pie derecho estaba consumido en dolor.
"Era como si alguien hubiera tomado un martillo y me golpeara con él", recuerda.
Carter convenció a su amigo a que continuara corriendo sin él y, cojeando, regresó a casa y dejó descansar al pie. Días más tarde, cuando las punzadas de dolor se volvieron insoportables, fue al médico. El diagnóstico: una fractura por estrés.
A medida que más corredores ávidos y ocasionales experimentan el correr descalzo, los médicos dicen que atienden más casos de lesiones que van desde músculos tirados a la tendinitis de Aquiles y fracturas por estrés del metatarso, sobre todo en las personas que corren a alta velocidad.
Muchos conversos se inspiraron en la obra publicada en el 2009, por el autor Christopher McDougall, "Born To Run", ampliamente acreditada con poner de moda la tendencia de correr descalzo en el mundo occidental. El libro se centra en una tribu indígena de México, cuyos miembros corren largas distancias, sin dolor, en lo que apenas son sandalias.
Mientras que el número de gente que corre descalzo o con “zapatos de correr descalzo " ha crecido en los últimos años, todavía representan una minoría entre los corredores. Algunos devotos juran que son menos propensos a las lesiones, aunque no hay evidencia de que los corredores descalzos sufran menos problemas.
En algunos casos, los especialistas del pie están notando lesiones derivadas del cambio de uso de zapatos a correr descalzos, ya que se utilizan diferentes músculos. Los corredores calzados tienden a tener una zancada más larga y a pisar con el talón en comparación con los corredores descalzos, que son más propensos a tener una zancada más corta y pisar con la parte media o la parte delantera del pie. Las lesiones pueden ocurrir cuando la transición es demasiado rápida y pone demasiada presión en la pantorrilla y músculos del pie, o no acortan el paso y acaban pisando con el talón, el cual no tiene protección “acolchonada”.