Europa aplica sanciones a Rusia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    BRUSELAS — La Unión Europea suspendió las conversaciones con Rusia sobre un amplio pacto económico y un acuerdo sobre visados el jueves, en las primeras sanciones a Moscú por incursionar en la península de Crimea de su vecina Ucrania.

    Gobernantes de la UE hicieron el anuncio en una cumbre de emergencia y amenazaron con aplicar más sanciones si Rusia no entabla rápidamente conversaciones serias para poner fin a la crisis.

    La medida en Bruselas se sumó a las sanciones aplicadas por el gobierno del presidente Barack Obama en Washington, que consisten en restringir las visas de opositores prorrusos del nuevo gobierno en Kiev.

    El presidente de la UE, Herman van Rompuy, dijo que otras medidas podrían incluir prohibiciones de viajes, congelamiento de bienes y la cancelación de una cumbre UE-Rusia si Moscú no pone fin rápidamente a su agresión y se suma a las conversaciones para poner fin a la crisis.

    Las sanciones a ambos lados del Atlántico se proponen contener la crisis geopolítica más grave de los últimos 20 años.

    Van Rompuy calificó la crisis de Ucrania como "el desafío más serio a la seguridad en nuestro continente desde las guerras de los Balcanes" de los años 90.

    La UE congeló conversaciones sobre un amplio acuerdo económico y sobre la concesión a los ciudadanos rusos de viajes sin necesidad de visa al bloque de 28 naciones, un objetivo que Moscú viene buscando desde hace años.

    La decisión sucede a arduas negociaciones entre estados miembros divididos acerca de cómo reaccionar a la agresión rusa.

    "No todos estarán satisfechos con la decisión, pero yo diría que hemos hecho mucho más juntos que lo que podría haberse esperado hace varias horas", afirmó el primer ministro polaco Donald Tusk.

    Destacó que habrá más sanciones en los próximos días a menos que Rusia ponga fin a sus "medidas agresivas" en la península de Crimea y entable un diálogo significativo para aplacar la crisis.

    Tusk dijo que Europa no tenía ningún entusiasmo por sancionar a Rusia pero consideró que las medidas son inevitables dada la flagrante violación rusa de los derechos internacionales por sus acciones en Crimea.