Estudio: políticas de Trump perjudicarán la economía de NY

Una portavoz de Trump no contestó de momento a una solicitud de comentarios.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NUEVA YORK – Las propuestas de Donald Trump de deportar a los inmigrantes que se encuentran sin permiso en el país y prohibir la entrada a los musulmanes le costarían al estado de Nueva York más de 340,000 empleos y pérdidas por 800 millones de dólares, según un estudio del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York.

    La presidenta del concejo, Melissa Mark-Viverito, demócrata, presentará las conclusiones de la investigación el miércoles en que se determinó que "la economía de la ciudad se contraerá debido a Donald Trump".

    Una copia del discurso de Mark-Viverito fue facilitado a la AP previo al evento.

    "Mientras Donald Trump observa desde lo alto de sus ordinarios edificios, sus planes tendrían un efecto devastador sobre la gente común, y causarían graves perjuicios a la economía de nuestra ciudad", dice el texto.

    Añade: "A medida que lo estudiamos con más detalle se hace evidente, como si fuera gran sorpresa, que un farsante y personaje de un reality show que se hace pasar por político, tiraría a la economía de Nueva York por un barranco".

    Mark-Viverito, partidaria de Hillary Clinton, pronunciará su discurso ante la agrupación empresarial Association for a Better New York.

    Afirmará que las políticas de Trump le costarán a la ciudad más empleos que las recesiones del 2001 y el 2008, y llevarán a "deportaciones masivas que se convertirían en un reino del terror con la marca Trump". Señalará que habitantes neoyorquinos provenientes de países musulmanes contribuyen con 14,200 millones de dólares a la economía local.

    "Las cifras no engañan: Las propuestas racistas y alarmistas de Donald Trump perjudicarán a la economía de Nueva York", dice el texto.

    Trump se postuló el año pasado para obtener la candidatura presidencial republicana con un discurso donde acusó a los inmigrantes mexicanos de ser violadores y de traer drogas al país, prometió construir una muralla en la frontera sur de Estados Unidos, y deportar a los inmigrantes que se encuentran el país sin permiso. Luego, prometió prohibir la entrada temporalmente a los musulmanes, aunque recientemente trató de retractar esas declaraciones.

    Una portavoz de Trump no contestó de momento a una solicitud de comentarios.

    Mark-Viverito, una de las políticas de ascendencia puertorriqueña más prominentes del país, ha sido una férrea partidaria de Clinton, particularmente en lo que respecta a temas de inmigración.