Enfrenta la justicia por desfalco de $5 millones en cajeros automáticos

Robert Mate fue sentenciado a 57 meses tras las rejas por su participación.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NUEVA YORK- Un individuo fue sentenciado a casi cinco años de prisión por participar en un plan de robar información de cuentas bancarias de miles de clientes.

    El hombre instaló aparatos para leer tarjetas de crédito en los cajeros automáticos alrededor de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y la Florida.

    Un juez federal sentenció el día de hoy a Robert Mate con 57 meses tras las rejas por su participación en, lo que la oficina de abogados de Estados Unidos nombra, una de las conspiraciones más grandes nunca antes descubierta.

    Se estima que múltiples bancos fueron desfalcados con al menos cinco millones de dólares y millones de clientes fueron afectados.

    Acusan a empleados públicos de fraude

    [TLMD - NY] Acusan a empleados públicos de fraude
    Son cargos serios los que enfrentan esos empleados públicos porque podrían enfrentar de 7 a 15 años en prisión de ser hallados culpables y ya todos los acusados han sido suspendidos de sus empleos algunos sin sueldo.
    (Publicado martes 13 de diciembre de 2016)

    Mate, de 31 años y quien también se hacía pasar como Marcel Varga, se declaró culpable a un cargo por conspirar y cometer el robo bancario. Mate  tendrá que pagar una multa de 7.4 millones de dólares en restitución bajo los términos de la declaración de culpa.

    Las autoridades descubrieron la cadena de robo en el 2013 y 15 de las 16 personas implicadas, han sido impuestas de cargo por conspiración. Una de ellas permanece prófuga, según reportes. 

    Mate y los implicados, incluyendo el autor principal Marius Vintila, usaban aparatos de leer tarjetas de crédito e instalaron cámaras en los cajeros automáticos de Nueva Jersey, Nueva York, Connecticut, Florida y otros estados, según informes.

    La información obtenida de los clientes se hizo a través del proceso llamado "skimming", el cual se usa para producir tarjetas fraudulentas y hacer retiros de las cuentas de otras personas.

    Vintila fue sentenciado el año pasado a 10 años en prisión por usar otro nombre para rentar unidades de depósitos donde el grupo guardaba el efectivo.