En verano, pon un alto al abuso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    NUEVA YORK.- Durante los meses de verano bajan las cifras de reportes de abuso infantil, pero no precisamente porque éste disminuya…

    Siendo los maestros los que más denuncian sospechas de abuso infantil durante el año escolar, la portavoz Christine Quinn y la agencia de asistencia a víctimas Safe Horizon se unieron en un esfuerzo para pedir a los neoyorquinos que presten especial atención durante estos meses de vacaciones para identificar y denunciar el maltrato a menores.

    “El abuso infantil no se va de vacaciones”, dijo la portavoz Christine C. Quinn. “En cualquier momento, en cualquier lugar, si los neoyorquinos sospechan de que la seguridad de un niño, la campaña de Safe Horizon es crucial pues les recuerda no darles la espalda y, sí, que se metan en lo que no les importa”.

    Para Ariel Zwang, Presidente de Safe Horizon los niños que son víctimas del abuso dependen de los ojos, los oídos y el juicio de adultos para que los ayuden.

    “Les pedimos a los neoyorquinos, incluyendo a todos los que trabajan en cualquier programa este verano, que se familiaricen con los señales de abuso y que sepan a quién deben llamar a pedir ayuda para el pequeño”.

    Un estudio realizado por Safe Horizon encontró que mientras el 97% de las personas creen que es responsabilidad de todos denunciar el abuso, 20% de los Americanos han estado en situaciones en las que sospechan que hay abuso, pero no saben qué hacer. El 33% dijo que no reportaron los casos porque no querían verse involucrados.

    El estudio también arrojó que 72% de los estadounidenses tiene dificultad para reconocer cuando un niño está siendo víctima de un abuso, y un 10% no puede identificar señales de un abuso inminente. Entre ella están:

    - Heridas sin explicación - Cambios de carácter - Miedo de ir a casa - Comportamiento agresivo o tocamientos inapropiados por parte de un adulto

    Aquéllos que sospechen que un niño sufre de abuso deben llamar a la Línea de Abuso y Maltrato Infantil del Estado de Nueva York, o al 911 si el pequeño está en peligro inmediato.