Otorgan pensión a lesbiana por muerte de su pareja

El hecho es considerado histórico en Ecuador.

Otorgan pensión a lesbiana por muerte de su pareja
Por EFE 11 de agosto de 2014

QUITO - La ecuatoriana Janneth Peña informó que recibirá la pensión mensual y todos los beneficios de la seguridad social de su compañera fallecida Thalía lvarez, en un hecho que se considera histórico en este país.
Peña dijo a Efe que se trata de "un logro y un avance" para la comunidad de homosexuales (gays), lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) de su país, pues se trata de la primera vez que ocurre en Ecuador.
De ahora en adelante el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) otorgará los beneficios de ley a personas en situaciones similares a la de Peña, según dijo a Efe una fuente de la institución.
La mujer destacó que tras "años de lucha que ha tenido la comunidad GLBT" ahora pueden constituir legalmente una unión de hecho, y queda sentado el derecho a recibir todos los beneficios de la pareja fallecida.
Estos beneficios se conceden con base en la Constitución, aprobada en 2008, que señala que quienes hayan mantenido una unión estable y monógama entre dos personas libres de vínculo matrimonial y que formen un hogar de hecho tendrán los mismos derechos y obligaciones que las familias constituidas mediante el matrimonio.
lvarez fue una reconocida activista feminista, defensora de los derechos humanos, de las mujeres y de la comunidad GLBT, luchadora por la equidad de género y cofundadora de la Corporación Humanas Ecuador.
Blanca Diego, periodista de la Corporación Humanas, dijo a Efe que aparte de este caso se tiene conocimiento del de dos mujeres más en Argentina, quienes recibieron beneficios por viudedad por la muerte de sus parejas lesbianas, mientras en Brasil un decreto de 2010 garantiza el derecho de un homosexual a recibir una pensión por la muerte de su pareja.
Ecuador otorga por primera vez la pensión a una lesbiana por la muerte de su pareja. Los beneficios se conceden con base en la Constitución, aprobada en 2008, que señala que quienes hayan mantenido una unión estable y monógama entre dos personas libres de vínculo matrimonial y que formen un hogar de hecho tendrán los mismos derechos y obligaciones que las familias constituidas mediante el matrimonio.